¿eres mayor de edad?

Soy menor de edad

Disfruta de un consumo responsable

Blog / Sin categorizar / EL VIAJE COMO ARGUMENTO DE PELÍCULA, TOMÁNDONOS UN VINO RAMÓN BILBAO.

EL VIAJE COMO ARGUMENTO DE PELÍCULA, TOMÁNDONOS UN VINO RAMÓN BILBAO.

2020-05-29

EL VIAJE COMO ARGUMENTO DE PELÍCULA, TOMÁNDONOS UN VINO RAMÓN BILBAO.

Cuando pensamos en viajes, siempre nos viene a la mente algo de épica o de descubrimiento. Estas cualidades también se buscan en los vinos de Ramón Bilbao.

Winestyle Travel 

El viaje como argumento tiene un género cinematográfico propio, las llamadas Road movies: películas de recorridos, de caminos y de escenarios cambiantes.

Los exploradores, los viajeros románticos, los marinos o cierto tipo de ejecutivos han hecho del viaje su modo de vida. Para otros, el viaje ha sido la única manera de huir. Y el cine, como reflejo de la realidad, se ha encargado de contarlo mediante películas.

Y comenzaremos visionando con una copa de vino de Ramón Bilbao, una película en la que el vino es otro de los grandes protagonistas: “Entre copas” o “Sideways”(2004). En esta comedia quedan reflejados tanto la amistad como el vino en las carreteras serpenteantes de un paisaje de viñedos californianos. Disfrutad de la banda sonora.

Un clásico, en copa y en pantalla

Abriremos una botella de Ramón Bilbao Reserva, todo un clásico de Rioja, en los títulos iniciales de una de las películas clásicas más aclamadas por la crítica. “La Reina de África” (1952) con grandes actores como Humpfrey Bogart y Katharine Heburm como pareja protagonista. Bogart incluso se alzó con un Oscar por esta interpretación.
Narra la historia de dos personas inicialmente opuestas que emprenden un peligroso viaje de huida en plena Primera Guerra Mundial remontando un río en una barcaza. Es un viaje también en el terreno personal, configurando una historia inolvidable. Los tintos reserva también cambian, una vez descorchados comienzan una interesante
evolución en copa que saborearemos visionando este clásico cinematográfico.

La aventura forma parte indisoluble del viaje para muchos. Y el cine lo ha reflejado en películas como la argentina “Diarios de Motocicleta” (2004) que narra el camino recorrido por un joven Che Guevara y su amigo por América del Sur a lomos de una desvencijada motocicleta. Un viaje de huida de dos mujeres es el hilo argumental de “Telma y Louise” (1991). O un viaje, a veces descacharrante, por las carreteras y la sociedad estadounidense de la más reciente “Pequeña Miss Sunshine” (2006). “Priscila Reina del desierto” (1994) es también una road movie de libro, que desparrama alegría, sordidez y purpurina por los paisajes desérticos australiano.

Mucho más relajante es el visionado de “Una historia verdadera” (1999) que quizás no sea la película más conocida del prolífico David Lynch, pero la traemos a este listado por proponer un mensaje de desaceleración y búsqueda de lo esencial muy aplicable a nuestros tiempos. Para verla, nos abriríamos un Mirto. Y dejaríamos que el vino, la película y su banda sonora vieran pasar la velada sin prisa alguna.

Muy recomendable es también la película “Up in the air”(2009) en la que queda retratada la vida de un alto ejecutivo que viaja en avión casi a diario. Este tipo de viaje que poco tiene de especial y mucho de cotidiano desmitifica la parte divertida y emocionante de viajar, convirtiéndola en un trabajo asalariado más.

Cine español de viajes, para acompañar tu copa de Ramón Bilbao.

El cine español reciente también nos deja títulos como “Vivir es fácil con los ojos cerrados” (2013) que narra el viaje en coche por la Península de tres personajes dispares con el objetivo de conocer a John Lennon. Lejos en el tiempo quedan otras películas como “El viaje a ninguna parte” (1986) en cuyo argumento el inolvidable Fernando Fernán Gómez dirigía a un grupo de comediantes en gira por la España de posguerra.

El viaje en el cine de animación

Hace ya unos años que el cine de animación ha dejado de ser exclusivamente para niños. En las últimas décadas se han buscado historias capaces de atrapar el alma de adultos. Daremos un par de ejemplos: “Up” de Disney emite un potente mensaje optimista que cala en audiencias de todas edades.

Otro título que merece la pena mencionar es “El viaje de Chihiro” de Hayao Miyazaki. El viaje a un mundo onírico, un auténtico universo paralelo que habla el lenguaje de los sueños: su incoherencia, su realidad cambiante y sus deformidades. Una de las cintas más premiadas del cine nipón, que se alzó en 2002 con el Oso de Oro del festival de Berlín en la sección oficial.

Viajamos a diferentes velocidades través de la pantalla desde la comodidad de nuestro
salón, con una copa de vino. No está mal.

Mantente al dia de todas nuestras novedades

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los mejores contenidos.