¿eres mayor de edad?

Soy menor de edad

Disfruta de un consumo responsable

Blog / Artículos generales / Estilo de vida / Viajes / FOTÓGRAFOS DE VIAJES, EL MUNDO A TRAVÉS DE UN OBJETIVO

FOTÓGRAFOS DE VIAJES, EL MUNDO A TRAVÉS DE UN OBJETIVO

2020-06-24

FOTÓGRAFOS DE VIAJES, EL MUNDO A TRAVÉS DE UN OBJETIVO

En Ramón Bilbao consideramos el viaje como uno de los componentes que enriquecen y forjan el carácter de las personas. Es una actividad esencial. De todos los viajes volvemos con mucho aprendido, ninguno es infructuoso. Las fotografías nos ayudan a contar nuestro viaje y permanecen como testimonios de todo aquello que ha pasado por delante de nuestros ojos. “Yo estuve allí”- parecen decir.

Winestyle Travel (www.winestyletravel.com )

Si los primeros exploradores pudieron dar rienda suelta a su imaginación a la hora de contar lo descubierto, fue con la fotografía cuando los viajes tuvieron su prueba documental. Primero en blanco y negro, más tarde en color.

Retratar el mundo para contar las historias que suceden lejos de donde estamos ha sido la función principal de los fotógrafos de viajes. Muchos de ellos fotorreporteros o periodistas gráficos desplazados a lugares donde ocurría algún hecho noticioso: acontecimientos históricos, guerras o erupciones de volcanes, entre otros.

El instinto del fotógrafo queda patente en su obra, como ocurre con los pintores y sus lienzos. La elección de la imagen, el encuadre o el momento determinado en el que se dispara la foto distinguen a los grandes fotógrafos de todos aquellos que hacemos “click” con criterios poco meditados.

Los primeros fotógrafos de viajes

Uno de los primeros fotógrafos de viajes conocidos fue el italiano Guido Boggiani (1861-1901). Este etnólogo y dibujante se adentró en las selvas de Bolivia, Brasil y Paraguay para tomar fotos de los aborígenes que allí vivían. Su equipo era uno de los primeros rudimentos fotográficos que permitía el revelado en placas de vidrio. Además de documentar gráficamente las distintas tribus que localizó, también estudió su lengua y publicó libros al respecto.

La fotografía nos ha hecho ver la belleza de los paisajes de todo el mundo desde nuestras casas. Tenemos la sensación de conocerlo casi todo. ¿Caben los paisajes sobrecogedores en el objetivo de una cámara? Algunos profesionales nos demostraron que sí. Por ejemplo, Ansel Adams (1902-1984) cuya colección de fotografías en blanco y negro del Parque Nacional de Yosemite (EE.UU.) nos traslada todavía hoy a este impresionante lugar.

Pero también las fotografías de reporteros nos han hecho conscientes de realidades incómodas, de conflictos olvidados o de vergonzantes injusticias.

Las fotografías de la historia

Existen un puñado de fotografías míticas, que forman parte de nuestro imaginario colectivo, por ejemplo, la instantánea de la joven afgana que Steve McCurry (1950) fotografió para National Geographic. Sus ojos verdes son inolvidables. La foto fue viral décadas antes de que nadie usase esa palabra. A la vez, la situación de los refugiados afganos ganó visibilidad con esta foto.

¿Quién no ha visto desayunar despreocupados a los obreros de un rascacielos en una viga suspendida en el aire? Esta foto tomada a más de 250 metros de altura en un edificio neoyorquino contaba al mundo el aspecto que estaba adquiriendo la ciudad. Es otra foto mítica, aunque se desconoce su autor.

El gran Sebastiao Salgado

Si antes comentábamos que el color fue un avance en la fotografía, hay quien decide prescindir de él deliberadamente, nos referimos a uno de los fotoperiodistas contemporáneos más reconocidos: el brasileño Sebastiao Salgado (1944).

Salgado trabaja siempre con luz natural y sus fotos son en blanco y negro pues cree que el color nos hace distraernos del significado de la imagen. Cada una de sus fotos lleva detrás un ingente trabajo de composición, manejando los claroscuros con maestría. La temática de sus trabajos tiene un componente social y de retrato de costumbres de diferentes lugares del mundo muy característico: es un fotógrafo que ha creado su propio universo. Su obra ha merecido el World Press Photo hasta en tres ocasiones.

Instagram ha catapultado a otro tipo fotógrafos de viajes. Los llamados travel influencers muestran el mundo bajo un estilo propio y montones de filtros fotográficos.

Algunos tienen millones de seguidores, como Murad Osmann , cuyas fotos siempre comparten el gesto de tomar de la mano a su pareja @natalyosmann de espaldas. Paisajes de impacto desde Bali a Uzbekistán, Marrakecht o Mikonos desde el prisma hedonista de un viajero de nuestro siglo. ¿Lo sigues?

Mantente al dia de todas nuestras novedades

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los mejores contenidos.