¿eres mayor de edad?

Soy menor de edad

Disfruta de un consumo responsable

EL VIAJE COMIENZA AQUÍ

circle

puntosHistoriaspuntos

Paralelas

La historia de la persona que da nombre a nuestro vino corre paralela a la de la tierra que nos ha hecho grandes. A él le debemos el conocimiento y la inspiración que nos han llevado a convertirnos en lo que hoy somos, a ella haberlo hecho posible.

Ramón Bilbao

Rioja


1860

Aunque la historia del vino de Rioja comienza muchos siglos antes, en 1863 se produce un hecho que marca para siempre a la región vitivinícola: la llegada de la filoxera a Europa.

Arruinados por la plaga, decenas de productores franceses ponen su mirada en Haro en busca de vino para suplir su demanda, llevando esplendor, bonanza y conocimientos vinícolas que cambian la zona. Las décadas de 1880 y 1890 serían de gran esplendor y es cuando nacen las que son hoy las bodegas centenarias de la región.

La Filoxera es un insecto parecido al pulgón que ataca las hojas y los filamentos de las raíces de la vid. Proveniente de América del Norte, arrasó por completo los viñedos Europeos a finales del siglo XIX.

img-bodegas-ramon-bilbao
1876

En la localidad de Etxebarri, un pequeño pueblo absorbido hoy por la capital vizcaína, nace en 1876 Ramón Bilbao Murga, comenzando así el viaje de su vida y nuestra propia historia.

La familia de Ramón no era pobre, pero tampoco nadaba en la abundancia. En aquellos años, en Etxebarri la población se dedicaba mayoritariamente a la pesca, aunque ya se vislumbraban signos de cierta prosperidad con la expansión de la siderurgia.

1890

Ramón Bilbao crece al mismo tiempo que su espíritu inquieto y emprendedor, mirando con anhelo el progreso de la comarca y comenzando a pensar si él también podría dedicarse a la elaboración de vinos. Solo necesitaba voluntad, audacia, imaginación y quizás unas pocas gotas de suerte.

1892

Los franceses ya han repuesto su viñedo, dejándose de interesar por los vinos riojanos. En 1892 el gobierno francés dicta un arancel contra los vinos de otras procedencias, es entonces cuando los productores de Rioja comienzan a mirar hacia la demanda en España.

1895

Ramón comienza a trabajar en un café de Etxebarri, con el afán de contar con ahorros que le permitan emprender su propio negocio. Solo le distraían los libros de viajes y aventuras como “La Vuelta al Mundo en 80 días” de Julio Verne.

Animado por un tío suyo que se dedica al comercio de vinos y cereales decide trasladarse a Anguciana, una pequeña aldea a 5 km de Haro, pero justo antes de instalarse su tío muere. Ramón, desposa a su propia tía y muy pronto nace su primera hija.

Los comienzos fueron muy duros, pues llega la filoxera a La Rioja destruyendo los viñedos. Aún así, con audacia y tesón, Ramón sale adelante y en 1899 traslada su almacén a Haro.

img-bodegas-ramon-bilbao
1899

La filoxera amenaza la región. Primero llega a Navarra y en 1899 se detecta oficialmente el insecto en La Rioja.

En 3 ó 4 años se perdió la totalidad del viñedo. Los primeros años de la gran crisis aún se pudo dar salida a algunos vinos – muchos procedían de vides filoxeradas y otros de La Mancha, donde la filoxera tardó años en llegar-, pero pronto, a la disminución de la producción se unió la dificultad para exportar aquellos vinos de pésima calidad.

1914

Desde 1914 Ramón vive en Haro junto a su mujer y sus tres hijos. Allí abre un almacén de grano y compra algunas tierras en la carretera de Casalarreina donde comienza a plantar viña.

La recuperación económica de la comarca recibe un fuerte impulso gracias a la neutralidad española en la Gran Guerra, pero los riojanos ya no pondrán nunca más todos los huevos en la misma cesta y diversificarán la producción más allá del vino.

img-bodegas-ramon-bilbao
1924

Los años 20 fueron realmente felices para Ramón Bilbao. Al almacén de grano y a los viñedos que ya poseía, se les une en 1924 una bodega en la Calle Cuevas de Haro que en su primera vendimia cosecha 124.857 kg de uva.

img-bodegas-ramon-bilbao
1926

En 1926 se crea en La Rioja la Denominación de Origen y el Consejo Regulador. Además Alfonso XIII visita Logroño y, deslumbrado por la riqueza de la capital riojana, cambia los vinos franceses de la Casa Real por vinos riojanos.

1929

En 1929, tan solo cinco años después de inaugurar la bodega, Ramón muere dejando un sueño hecho realidad a su hijo Enrique Bilbao, un sueño que hoy sigue vivo en el interior de cada botella de Ramón Bilbao esperando a ser descubierto.

img-bodegas-ramon-bilbao

La historia de la persona que da nombre a nuestro vino corre paralela a la de la tierra que nos ha hecho grandes. A él le debemos el conocimiento y la inspiración que nos han llevado a convertirnos en lo que hoy somos, a ella haberlo hecho posible.

Ramón Bilbao


1860

Rioja


img-bodegas-ramon-bilbao

En la localidad de Etxebarri, un pequeño pueblo absorbido hoy por la capital vizcaína, nace en 1876 Ramón Bilbao Murga, comenzando así el viaje de su vida y nuestra propia historia.

La familia de Ramón no era pobre, pero tampoco nadaba en la abundancia. En aquellos años, en Etxebarri la población se dedicaba mayoritariamente a la pesca, aunque ya se vislumbraban signos de cierta prosperidad con la expansión de la siderurgia.

1876

Aunque la historia del vino de Rioja comienza muchos siglos antes, en 1863 se produce un hecho que marca para siempre a la región vitivinícola: la llegada de la filoxera a Europa.

Arruinados por la plaga, decenas de productores franceses ponen su mirada en Haro en busca de vino para suplir su demanda, llevando esplendor, bonanza y conocimientos vinícolas que cambian la zona. Las décadas de 1880 y 1890 serían de gran esplendor y es cuando nacen las que son hoy las bodegas centenarias de la región.

img-bodegas-ramon-bilbao
img-bodegas-ramon-bilbao

La Filoxera es un insecto parecido al pulgón que ataca las hojas y los filamentos de las raíces de la vid. Proveniente de América del Norte, arrasó por completo los viñedos Europeos a finales del siglo XIX.

img-bodegas-ramon-bilbao

Ramón Bilbao crece al mismo tiempo que su espíritu inquieto y emprendedor, mirando con anhelo el progreso de la comarca y comenzando a pensar si él también podría dedicarse a la elaboración de vinos. Solo necesitaba voluntad, audacia, imaginación y quizás unas pocas gotas de suerte.

1890

Los franceses ya han repuesto su viñedo, dejándose de interesar por los vinos riojanos. En 1892 el gobierno francés dicta un arancel contra los vinos de otras procedencias, es entonces cuando los productores de Rioja comienzan a mirar hacia la demanda en España.

img-bodegas-ramon-bilbao

Ramón comienza a trabajar en un café de Etxebarri, con el afán de contar con ahorros que le permitan emprender su propio negocio. Solo le distraían los libros de viajes y aventuras como “La Vuelta al Mundo en 80 días” de Julio Verne.

Animado por un tío suyo que se dedica al comercio de vinos y cereales decide trasladarse a Anguciana, una pequeña aldea a 5 km de Haro, pero justo antes de instalarse su tío muere. Ramón, desposa a su propia tía y muy pronto nace su primera hija.

Los comienzos fueron muy duros, pues llega la filoxera a La Rioja destruyendo los viñedos. Aún así, con audacia y tesón, Ramón sale adelante y en 1899 traslada su almacén a Haro.

1895
img-bodegas-ramon-bilbao
img-bodegas-ramon-bilbao
1899

La filoxera amenaza la región. Primero llega a Navarra y en 1899 se detecta oficialmente el insecto en La Rioja.

En 3 ó 4 años se perdió la totalidad del viñedo. Los primeros años de la gran crisis aún se pudo dar salida a algunos vinos – muchos procedían de vides filoxeradas y otros de La Mancha, donde la filoxera tardó años en llegar-, pero pronto, a la disminución de la producción se unió la dificultad para exportar aquellos vinos de pésima calidad.

Desde 1914 Ramón vive en Haro junto a su mujer y sus tres hijos. Allí abre un almacén de grano y compra algunas tierras en la carretera de Casalarreina donde comienza a plantar viña.

1914

La recuperación económica de la comarca recibe un fuerte impulso gracias a la neutralidad española en la Gran Guerra, pero los riojanos ya no pondrán nunca más todos los huevos en la misma cesta y diversificarán la producción más allá del vino.

img-bodegas-ramon-bilbao

Los años 20 fueron realmente felices para Ramón Bilbao. Al almacén de grano y a los viñedos que ya poseía, se les une en 1924 una bodega en la Calle Cuevas de Haro que en su primera vendimia cosecha 124.857 kg de uva.

1924
img-bodegas-ramon-bilbao
img-bodegas-ramon-bilbao
1926

En 1926 se crea en La Rioja la Denominación de Origen y el Consejo Regulador. Además Alfonso XIII visita Logroño y, deslumbrado por la riqueza de la capital riojana, cambia los vinos franceses de la Casa Real por vinos riojanos.

En 1929, tan solo cinco años después de inaugurar la bodega, Ramón muere dejando un sueño hecho realidad a su hijo Enrique Bilbao, un sueño que hoy sigue vivo en el interior de cada botella de Ramón Bilbao esperando a ser descubierto.

1929
img-bodegas-ramon-bilbao
circle

Ramón Bilbao

puntos Hoy en día puntos

El legado de Ramón Bilbao permanece hoy más vivo que nunca, a través de sus vinos y de una marca que crece año tras año mirando la vida con otros ojos.

img-bodegas-ramon-bilbao
1999

La empresa familiar Zamora Company se une a Bodegas Ramón Bilbao para continuar juntos este gran viaje. También se incorpora Rodolfo Bastida, Enólogo y Director de la Bodega. Ese año se elabora por primera vez Mirto, el vino más icónico de la bodega.

2014

A los muchos reconocimientos conseguidos, se une ese año el premio otorgado por IWSC a la Mejor Bodega Española.

circle
2016

Ramón Bilbao abre su propia Bodega en Finca Las Amedias, Rueda, una de las denominaciones españolas más icónicas y reconocidas internacionalmente.

amedias
2019

Cumplimos nuestro sueño al estar en el ranking “50 Most Admired Brands in the World” elaborado por Drinks International.

circle