¿eres mayor de edad?

Soy menor de edad

Disfruta de un consumo responsable

Un paraje singular que invita a soñar

2017-06-16

Un paraje singular que invita a soñar

Cambiar es avanzar, seguir formando tu camino y vivir experiencias únicas en el trayecto. Por eso necesitábamos el destino perfecto para la nueva aventura que queríamos emprender.

Teníamos una obsesión; encontrar los mejores sabores y aromas de la región de Rueda para elaborar nuevas variedades. Y al fin lo encontramos, Finca Las Amedias, un terreno virgen con una estructura configurada a lo largo de los años.

Necesitábamos el destino perfecto para la nueva aventura

Queríamos aprovechar todo lo que el terreno podía darnos, por eso hicimos una exploración del suelo (calicatas) para conocerlo, comprenderlo y empaparnos de todas sus cualidades. Y tras esto encontramos algo que no esperábamos; dos tipos de suelo, uno carbonatado y otro no carbonatado, que nos iban a dar dos modalidades de vino: nuestro Verdejo y el Sauvignon Blanc.

El suelo carbonatado, para el vino Verdejo, es de color marrón o rojizo con una estructura granular que favorece el crecimiento de las raíces y gestiona el agua que ha caído en el invierno. El suelo no carbonatado, para el Sauvignon Blanc, es de color gris, de textura gruesa y una profundidad variable, por lo que drena muy bien las tormentas.

Del tipo de suelo depende el tipo de uva y sus características, por eso nuestro Verdejo es de hollejo grueso (piel que forma la envoltura exterior del grano) para poder combatir el clima de la zona, y en él se mezclan aromas de la región como boj y anís. En cambio, el Sauvignon Blanc, tiene un hollejo más fino, que aporta notas herbales y una fresca acidez.

El hollejo contribuye al sabor y al aroma del vino, y en él se encuentran las levaduras. Por ello, cuando la partida es muy buena, el vino se deja macerar con su hollejo durante unas horas a unos 6ºC. De esta forma se aprovechan al máximo todos los componentes de la piel.

Encontramos algo que no esperábamos; dos tipos de suelo

Nuestra bodega en Rueda es una combinación perfecta entre experiencia e innovación, dónde realizamos elaboraciones comparativas en distintos materiales.

Las partidas destinadas a Verdejo fermentan en acero inoxidable, que controla la temperatura para que el mosto no se oxide. Por otro lado, el Sauvignon se deja reposar en depósitos de hormigón de arena italiana y en fudres, unas barricas de gran tamaño de forma ovalada.

Las ediciones limitadas envejecen en barricas bordelesas de roble francés, americano y húngaro.

Cada material aporta distintos matices al vino, una esencia propia que hace que cada producción sea única. Queremos obtener vinos distintos, especiales, que se note en cada sorbo la dedicación y el cariño con el que trabajamos.

Un ejemplo de pasión por el vino es nuestra enóloga en Rueda, Sara Bañuelos. Todos sus años de experiencia en este campo la  convierte en una experta de Castilla León y sus tierras.

Nuestra bodega es una combinación perfecta entre experiencia e innovación

Desde luego Rueda es un paraje singular, un suelo que esconde muchos secretos los cuales queremos ir conociendo poco a poco, disfrutando cada paso. Un total de 60 hectáreas de viñedo que invitan a soñar.

Visitas

Los visitantes podrán disfrutar de una visita guiada en la que pisaremos y explicaremos el viñedo que rodea la bodega, para posteriormente pasear por las salas de elaboración hasta llegar a nuestra sala de elaboraciones especiales e innovaciones. Esta sala es única en la D.O ya que cuenta con depósitos de hormigón en forma de tulipa, foudres de madera y barricas de roble francés, húngaro y americano. Allí se realiza una cata en rama que se completa posteriormente en la sala de catas de la bodega, donde podremos disfrutar de los vinos blancos de Rueda elaborados por Bodegas Ramón Bilbao.

Más información y reserva de visitas en: https://www.bodegasramonbilbao.actycrea.com/visitanos/