¿eres mayor de edad?

Soy menor de edad

Disfruta de un consumo responsable

Spanish Wine Academy
Spanish Wine Academy

Un viaje por los paisajes españoles

Pedro Ballesteros

La diversidad de los paisajes de España
Foto destacado artículo 1
Foto destacado artículo 1

En asociación con Decanter

Hay varios elementos que definen la geografía de un país: topografía, altitud, corrientes de agua y aire, clima y suelos. En España, las características variadas de esos diferentes elementos ayudan a explicar cuán único y diverso es el país cuando se trata de producir vino. Veamos algunos de los factores.

Las montañas marcan las fronteras de climas y pueblos y disminuyen el curso de los vientos y las lluvias, además de dificultar el comercio. La mayoría de los países europeos tienen montañas en sus bordes. En contraste, la mayoría de los españoles están dentro del país, fracturándolo en una amplia gama de diferentes culturas, climas y, por lo tanto, viñedos.

La mayor parte de Cataluña está formada por colinas, que determinan el Montsant, el Penedès y otras denominaciones; Los mejores viñedos del Levante no están en la costa, sino en las montañas, como en Alicante o Utiel-Requena. Bierzo está separado de Castilla y León por montañas. Si tuviera que definir España con una palabra, sería diversidad. Originalmente, esto no tiene nada que ver con la cultura, sino con las montañas.

Muchas montañas están cerca de la costa, pero rara vez las montañas españolas descienden abruptamente, como en el caso de los Alpes o los Apeninos, por ejemplo. Se detienen a mitad de camino, en las enormes mesetas castellanas de gran altitud. Toro y Ribera del Duero son vinos de la meseta norteña; mientras que Manchuela y Uclés vienen del sur. La altitud media de España es superada solo por Suiza y Austria; Su latitud relativamente baja es compensada por la gran altitud.

España consiste en parte de una península más dos archipiélagos y tiene más de 7,000 km de costa. El agua es excelente para amortiguar el calor. Algunos vinos españoles son la imagen de su mar: piense en el Txakoli salino del País Vasco o el «vino rancio» Fondillón de Alicante. El inmenso poder climático del mar llega muy lejos. Solo grandes distancias, altas montañas o una influencia conflictiva de otro mar pueden disminuir el efecto de un océano en el clima.

España se encuentra entre dos mares, que no podrían ser más diferentes: Un océano valiente y fresco, el Atlántico y un mar claro, cálido y cerrado, el Mediterráneo. El Océano Atlántico es portador de lluvia y templado debido a la Corriente del Golfo. Marca el clima en Canarias, la costa de la península norte de España y Galicia, pero sus nubes se atascan en las montañas del Cantábrico.

El mar Mediterráneo no trae mucha lluvia, sino un verano largo y seco, ideal para turistas, pero difícil para la agricultura. La influencia mediterránea se puede sentir lejos dentro de la península española, porque su aire viaja a través del valle fluvial más importante de España: el Ebro. El valle del Ebro es la cuna de Garnacha: Cariñena, Campo de Borja, Navarra.

No conocí la grandeza de un río hasta que viajé fuera de España. La mayoría de los ríos españoles no se pueden navegar; son inútiles para el comercio. Los ríos pequeños y las montañas altas son una receta natural para el desastre comercial. Por eso, los vinos españoles más clásicos se produjeron en puertos cercanos: Jerez, Canarias, Alicante, Málaga. De esta forma, pueden ser fácilmente intercambiados en otras partes del mundo.

Los increíbles vinos elaborados en el interior español solo saltaron a la fama a finales del siglo XIX gracias a los nuevos modos de transporte, como el tren. El terruño siempre ha estado allí, pero faltaban los medios para llevar los vinos a la boca de las personas acomodadas. Aún hoy seguimos descubriendo vinos de zonas tradicionalmente aisladas, como Arribes del Duero, Salamanca y Ribeira Sacra.

El agua no es solo líquida, también está en el aire, como humedad o como nubes, moviéndose con el viento. Los vientos húmedos traen lluvia; los vientos secos extraen agua del suelo y de las plantas. Las plantas atrapan parte del vapor de agua para satisfacer sus necesidades. Las lluvias y la humedad relativa en la atmósfera son elementos cruciales del clima, y en España, varían mucho.

Algunas regiones de calidad, como las Rías Baixas, reciben mucha agua, pero la mayor parte de España es seca o muy seca. La falta de agua es el problema más acuciante para los enólogos. Solo vides de arbustos muy viejas prosperarán en condiciones tan secas; Jumilla es el vino insignia del desierto.

España ofrece una enorme diversidad de suelos y rocas. No sería práctico enumerarlos a todos en un artículo genérico como este. Vamos a contentarnos con decir que en España hay de todo: piedra caliza, granito, esquisto, lava, basalto, arena y mucha arcilla.

Algunos suelos determinan el carácter de los vinos, pero el suelo solo no tiene sentido para el viticultor. Es la relación entre el suelo, la vida y el clima, el ecosistema que se desarrolla en el suelo y el aire, lo que genera las uvas. El suelo es un factor de extraordinaria importancia para calificar las cualidades en las zonas de vinos finos, pero son menos relevantes que las condiciones geográficas, históricas y climáticas para determinar el potencial de toda una región vinícola.

Agua, tierra, aire y fuego son los cuatro elementos de la naturaleza. En mi opinión, también deberíamos agregar un quinto elemento: la luz. Es energía, pero no calor. Las combinaciones cambiantes de estos elementos determinarán el clima en cualquier región vinícola. Ríos y mares son el agua; los suelos, los lechos de roca y la topografía son la tierra; los vientos y la atmósfera constituyen el aire; La combinación de latitud y altitud dicta el calor, el fuego. La latitud y la acción de los otros cuatro elementos definen la luz disponible.

Hay cuatro zonas climáticas principales, varios cientos de meso climas (climas por zonas) y una miríada de microclimas (climas de viñedos). Los cuatro climas son:

  • Atlántico, con altas precipitaciones, temperaturas de variabilidad limitada, moderadas durante todo el año. Los vinos blancos de Ribeiro son un buen ejemplo, mientras que Bierzo es la insignia del Atlántico para los vinos tintos.

Vinos para probar:

Alvaro Palacios, Villa de Corullón, Bierzo 2016

Astobiza, Malkoa, Txakoli de Álava 2015

Manuel Formigo, Cholo X Aniversario, Ribeiro 2015

  • Continental, con precipitaciones reducidas, gran amplitud térmica, muy frío en invierno y muy caluroso en verano, y una notable variación diaria de temperatura. Esta es la tierra de Cigales o Rueda en el norte más fresco, y también de Valdepeñas en el sur más seco, así como la Garnacha de Gredos en las montañas entre las dos mesetas castellanas.

Vinos para probar:

Bodegas Frontonio, Las Alas de Frontonio Garnacha, Valdejalón 2016

Cruz de Alba, Finca los Hoyales, Ribera del Duero 2015

Menade, Sobrenatural, Rueda 2015

Península Vinicultores, Vino de Montana, Sierras de Gata y Gredos 2017

  • Mediterráneo, con un verano largo y muy seco, temperaturas suaves en invierno, cálido en verano, con una variabilidad de temperatura diaria reducida. Priorat es el epítome del Mediterráneo catalán; Binissalem en Mallorca, y los grandes vinos de Bobal de Valencia le dan un toque más suave. Mientras tanto, los mejores vinos Monastrell de Yecla muestran nobleza de viña vieja en las zonas más cálidas.

Vinos para probar:

Bodegas Bentomiz, Ariyanas Seco Sobre Lías Finas, Málaga 2017

Grandes Vinos, Anayón Cariñena Terracota, Cariñena 2014

Mas Doix 1902, Priorat 2015

  • Atlántico Canario, con temperaturas muy suaves durante todo el año, un régimen de precipitaciones que varía de moderado a desértico dependiendo de la altitud, orientación y distancia del desierto del Sáhara. Las variaciones de temperatura también dependen de la altitud. Cada isla en el archipiélago, y cada parte de cada isla, dan vinos de un carácter diferente. Pruebe los vinos de Lanzarote, La Palma y el Valle de la Orotava en Tenerife para ver esta diversidad en acción: no tienen nada en común excepto su naturaleza volcánica. Además de estas áreas distintas, también hay regiones vinícolas en España que están conformadas por varias condiciones climáticas diferentes que se unen. Una de las muchas cosas que hacen que Rioja sea única es que se encuentra solo en la confluencia de los climas atlántico, mediterráneo y continental. Mientras, Jerez se sienta en el punto donde el Mediterráneo se une con el Atlántico, en el pequeño extremo sur de España. Increíble, ¿no?

Vinos para probar:

Almacenista Manuel Cuevas Jurado de Lustau, Manzanilla Pasada de Sanlúcar, Jerez

Ramón Bilbao, Gran Reserva, Rioja 2011

Vinos recomendados

Cruz de Alba Finca los hoyales
Cruz de Alba Finca los hoyales

Cruz de Alba Finca los hoyales

Comprar
Ramón Bilbao Gran Reserva
Ramón Bilbao Gran Reserva

Ramón Bilbao Gran Reserva

Comprar
Cruz de Alba Finca los hoyales
Cruz de Alba Finca los hoyales

Cruz de Alba Finca los hoyales

Comprar
Ramón Bilbao Gran Reserva
Ramón Bilbao Gran Reserva

Ramón Bilbao Gran Reserva

Comprar
Ver otro contenido